6.10.11

Nahualas, pincoyas y otras monstruas - en construcción

001 fantasía realista por elemento y por relación irreal
(mujer buscando en la red cómo tranquilizar a su demonio)

002 fantasía realista por relación irreal
(mujer entre peyotes gigantes)

003 fantasía expresionista con elemento irreal
(mujer con visión sobrenatural)

004 fantasía expresionista con elemento irreal
(mujeres juntas)

005 fantasía expresionista con elemento irreal
(mujer sobre el mar)

006 fantasía expresionista con elemento y relación irreal
(mujer volando)

007 fantasía realista con elemento y relación irreal
(la pincoya)

008 fantasía realista con elementos irreales
(anunciación)

009 fantasía realista con elementos irreales
(nueva realidad)

Una estrategia para definir la pintura de signo fantástico es empezando por nombrar los elementos que la conforman y la relación que existe entre ellos.

Estos elementos son los mismos de una pintura figurativa donde está presente la mímesis (la perspectiva, el claroscuro y el cromatismo). Con esta estructura se construye una realidad que no pertenece a la realidad aparente.

Esta transgresión puede ocurrir de tres maneras:
- por medio de uno o varios objetos o sujetos que tienen alguna característica que no pertenece a la realidad aparente (irreal). Ejemplos: nahual, ángel, sirena, centauro, serpiente emplumada, dragón, diablo, ánimas, calaca viviente, chapulín con pene, flor con ojos, silla con piernas de mujer, todo tipo de seres y cosas híbridas, orgánicas o cibernéticas;

-  por medio de una relación irreal entre los elementos, es decir, una relación de elementos que es una incongruencia por tamaño, posición, pertenencia a una clase, etc. Ejemplos: mujer parada en luna creciente, mujer del tamaño de una montaña, hombre volando, tigres volando, cópula de mujer y cisne, plática entre hombre y liebre, planeta en una laguna, isla flotante, etc.;

-  por medio de una mezcla de las anteriores.

 Al principio pensé (con ayuda de Quique) que una pintura fantástica se caracterizaba por tener algún elemento de la mimesis y una de las tres opciones de fantasía que son (1) fantasía con elemento irreal, (2) fantasía con una relación irreal, (3) fantasía con las dos anteriores. Me pareció que un acercamiento de manera metódica podría arrojar una definición bastante objetiva, es decir, observable y comprobable. También vi las posibilidades de que se pudiera generar un método o manual para producir obras de género fantástico.

Las posibilidades son: una obra que solo use cromatismo, o sólo perspectiva o sólo claroscuro, que use dos de estas tres, o que se usen las tres; y cada una de esas opciones se combinara con otras tres opciones que son: fantasía con objeto o fantasía por relación y fantasía con ambas. Combinando estas opciones llegué a calcular 21 configuraciones que puede tener una pintura fantástica. Me pareció pertinente, para efectos de la tesis, ejemplificar cada una de estas opciones con ejercicios de pintura y de paso así incluir mi propio trabajo, cosa que no sabía cómo relacionar de manera que realmente aportara a la tesis.

Después de tratar de imaginar pictóricamente una pintura que sólo tuviera claroscuro, o sólo perspectiva y ver que no tiene sentido, cambié la fórmula de ésta manera:
-cromatismo/perspectiva/claroscuro/REALISTA
-cromatismo/perspectiva/claroscuro/EXPRESIONISTA O CON ALGO DE ABSTRACCION

Se introdujo un nuevo factor que tiene que ver con la manera en que está pintado un cuadro, me refiero a la opción de realismo y la de algo más gráfico, o con un trazo más expresivo. Es decir, las dos formas de pintar figurativo: con pintura directa o con pintura en veladuras.

Esas dos opciones combinadas con las tres opciones de fantasía arrojan 6 opciones que parecen más cercanas a lo observado en los cuadros de muchos pintores de género fantástico. Esta definición a partir de los elementos que forman la pintura de signo fantástico es objetiva porque no se basa en una apreciación de la pintura fantástica, sino en su construcción. Sin embargo… falta algo. Falta bastante.

Aquí otras definiciones:

Tzvetan Todorov en Introducción a la literatura fantástica, 1980 dice: "La ambigüedad subsiste hasta el fin de la aventura: ¿realidad o sueño?: ¿verdad o ilusión?
Llegamos así al corazón de lo fantástico. En un mundo que es el nuestro, el que conocemos, sin diablos, sílfides, ni vampiros se produce un acontecimiento imposible de explicar por las leyes de ese mismo mundo familiar. El que percibe el acontecimiento debe optar por una de las dos soluciones posibles: o bien se trata de ilusión de los sentidos, de un producto de imaginación, y las leyes del mundo siguen siendo lo que son, o bien el acontecimiento se produjo realmente, es parte integrante de la realidad, y entonces esta realidad está regida por leyes que desconocemos. …En cuanto se elige una de las dos respuestas, se deja el terreno de lo fantástico para entrar en un género vecino: lo extraño o lo maravilloso.
[...]
Castex en  Le Conte fantastique en France dice: "lo fantástico…. se caracteriza… por una intrusión brutal del misterio en el marco de la vida real."

Louis Vax en El Arte y la Literatura fantástica dice: "El relato fantástico.. nos presenta por lo general a hombres que, como nosotros, habitan el mundo real pero que de pronto, se encuentran ante lo inexplicable”

Roger Callois en Au coeur du fantastique dice: "Todo lo fantástico es una ruptura del orden reconocido, una irrupción de lo inadmisible en el seno de la inalterable legalidad cotidiana."

Es decir, plantea dos órdenes de acontecimientos: el misterio, lo inexplicable, lo inadmisible que se introduce en la “vida real” o en el mundo real: el mundo natural y el mundo sobrenatural. Otra manera de hablar de la dualidad razón-intuición integradas.


Alejo Carpentier en De lo real maravilloso americano, 1967: "...lo maravilloso comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una inesperada alteración de la realidad (el milagro) de una revelación privilegiada de la realidad, de una iluminación inhabitual o singularmente favorecedora de las inadvertidas riquezas de la realidad, de una ampliación de las escalas y categorías de la realidad, percibidas con particular intensidad en virtud de una exaltación del espíritu que lo conduce a un modo de “estado límite”.

Junto a este último texto que me encanta, mi definición de lo fantástico se ve pálida. Creo que me falta describir algo que hay en los cuadros y que no está en mi definición.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario