3.6.11

obra en construcción - Fumadora 1


En este cuadro (óleo sobre tela 50 x 60) estoy explorando estos temas:
  1. Anatomía fantástica. Expresividad emocional a través de la deformación del cuerpo. Énfasis en la cabeza y los ojos para aludir al pensamiento y la visión. Es una mujer que reflexiona mientras fuma, se da un tiempo para estar sola y dejarse llevar por su imaginación. La pintura fantástica apunta a una imagen de la mujer que es algo más que bella. No es alegoría, no representa una virtud o concepto, es un personaje dotado de ciertas características. En su contemplación hay además rasgos de la personalidad: ironía, sarcasmo, incredulidad. Ya que la pintura fantástica es expresiva en este sentido de las personalidades, lo que me interesa explorar es la representación de las personalidades más sensibles, espirituales o artísticas.
  2. Transparencias en el cuerpo. Sin seguir muy de cerca recetas de veladuras, quiero explorar con las capas de color. Partí por un dibujo de contorno en una mezcla de azul ultramar, sombra y rojo, y luego sombreé y modelé con el mismo color (ver foto izquierda). Después de secado apliqué una capa diluida de barnizeta con un poco de naranja y rojo (foto derecha). Busqué justo el cálido complementario al azul que rodea la figura. Creo que en este tema quiero llegar a que el cuerpo esté iluminado tanto desde dentro como desde una fuente de luz exterior.
  3. Colores. Busco colores que también apunten a enfatizar la reflexión. No busco un realismo en el color de piel porque la carnalidad, los senos, las curvas, más o menos naturales están en una relación de menor importancia que su cabeza/mente/reflexión y sus ojos/visión/intuición. El cuerpo está para recordar nuestra carnalidad y animalidad en medio de la contemplación. La pintura fantástica de la segunda mitad del s XX es de colores bastante chillones sin embargo en la actualidad hay una tendencia a recuperar los colores clásicos que enriquece y acoge mucho mejor los temas más sutiles de la fantasía (ver Julie Heffernan.http://www.ppowgallery.com).
  4. Relación figura-fondo. Es propio aunque no exclusivo de la pintura del género fantástico la intersección con el diseño gráfico, la mezcla de superficies planas con cuerpos naturalmente moldeados. Para este cuadro quise probar contrastar el cuerpo con el fondo influenciada por la pintura barroca y su tratamiento de las telas y ropajes. Mi intensión es que con los decorados el fondo “se venga para delante”. También mezclé técnicas: para el cuerpo usé óleo en capas transparentes y para el fondo y los decorados en dorado usé acrílico. Queda por trabajar esto y ver si sirve o no.
  5. Elementos decorativos planos. Para construir el fondo plano me basé en las telas y brocados de vestidos que aparecen en la pintura del siglo XVII en México. Recrear estos elementos decorativos que no se atienen a los volúmenes ni están en perspectiva: las estrellas en los ropajes de las vírgenes, santos y ángeles de la pintura del virreinato estaban, la mayoría de las veces, sobrepuestas a los pliegues de las ropas y no siguen sus curvas ni tienen cambios de luz y sombra. (insertar fotos). En la pintura barroca, los decorados nos remiten a otro mundo, al de lo celestial o divino. Quiero incursionar más en estos motivos, estudiarlos y recrearlos en mi pintura porque creo que tal vez lo barroco debe estar en una pintura de lo fantástico mexicano.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario